Ruta de 4 días por el Norte de Italia

 

PREPARATIVOS

Todo comenzó una tarde en la que como muchas me pongo a mirar cualquier cosa relacionada con viajar… y de repente sin saber como… OFERTA RYANAIR!!! Ida y vuelta a Milán (Bérgamo) por 34 euros ida y vuelta para ir un jueves y volver un lunes, lo hablé con Félix y decidimos arriesgarnos y si podíamos pedir los días en el trabajo ya teníamos escapada para febrero.

Como yo tenía unos días pendientes de coger no tuve problemas pero a Félix le surgió un viaje de trabajo que no podía cancelar así que empezó la búsqueda de amig@s viajeros aunque no tuve que buscar mucho ya que Almu y Moli enseguida se apuntaron a la aventura. Me encanta tener amigas lokis que se apuntan a un bombardeo!!!!

1.Vuelos

En mi caso ya tenía comprados los vuelos por 34 euros ida y vuelta.

Almudena se decidió primero y a casi 3 semanas del viaje le costaron 73 euros y a Moli que los compró semana y media antes le costaron 120 euros. Esto es para que os hagáis una idea de lo que mas o menos pueden fluctuar los precios.

 

2. Alojamiento

Con bastante antelación había reservado con Booking y siempre con cancelación gratuita el B&B Donizetti, en Bérgamo. ¿Porqué Bérgamo como base de operaciones? Porque el aeropuerto donde llegábamos está a 5km de esta ciudad, es mas barata que Milán, me ofrece buenas comunicaciones a los lugares que quiero visitar y además está en un lugar estratégico estupendo.

En principio había reservado una habitación doble para dos personas con baño compartido 4 noches por 174 euros los dos. Como al final cambiaron los planes les escribí un correo (no quería cambiar de alojamiento porque la calidad/precio era muy muy buena). Me dijeron que no había problema y que una tercera persona en cama supletoria serían 13 euros mas al día así que estupendo, alojamiento reservado.

 

3. Ruta

Este punto estuvo mas o menos claro desde el principio solo que aunque en mi planning coloqué cada día una cosa al final por temas meteorológicos cada día escogimos donde ir pero la ruta final sería la siguiente:

9 de febrero: Vuelo a Bérgamo, paseo nocturno por la ciudad.

10 de febrero: Verona. Noche en Bérgamo.

11 de febrero: Milán. Noche en Bérgamo.

12 de febrero: Lago Como. Noche en Bérgamo.

13 de febrero: vuelta a casa, vuelo por la mañana.

 

4. Transportes internos.

Nos moveríamos de ciudad en ciudad en Tren. Es ideal llevar miradas las combinaciones ya desde España por si el wifi de hotel no funciona bien. La página es Trenitalia http://www.trenitalia.com/

Todos los trenes que cogimos eran regionales y siempre en segunda clase. La red funciona muy bien, es barato y tiene mucha frecuencia en todos los trayectos que hicimos.

 

5. Salud, documentación…

No necesitas pasaporte para viajar a Italia aunque yo siempre recomiendo llevar tanto el DNI como el pasaporte por si se te pierde uno de los dos documentos.

En cuanto a la salud, es recomendable sacarse la Tarjeta Sanitaria Europea por si pasa cualquier incidente. Si no tienes derecho a ella un seguro básico de viajes es suficiente. Nosotras contratamos el seguro básico de Iati por 10 euros cada una.

 

Ya con todo listo… comienza la aventura!!!!!

 

 

RUTA

DIA 1

Jueves 9 de Febrero de 2017

El vuelo empezó con retraso y llegamos 2 horas mas tarde al aeropuerto de Bérgamo Orio al Serio con lo que nos fastidiaban un poco el paseíto que nos hubiera gustado dar.

Para llegar desde el aeropuerto a Bergamo, lo mas fácil y barato es coger el autobús nº1 que te deja tanto en la estación de trenes como en otros puntos de la ciudad incluida la Ciudad Alta. Tienes que seleccionar la zona 3, que cuesta 2,30 euros y tiene una validez de 90 minutos desde que lo validas en el autobús. En el aeropuerto lo compras en la marquesina pero cuidado en la ciudad que no los venden en todas. Es recomendable comprar de día alguno si tienes intención de usarlo por la noche. Puedes comprarlo en la marquesina de la estación de autobuses, o kioskos de prensa, tiendas de tabaco, supermercados y algunas tiendas pequeñas. Para la ciudad te vale con la zona 1 que vale 1,40 euros y vale para hacer trayectos en los siguientes 75 minutos después de su validación. Es importante saber que te vale también para el funicular que sube a la Ciudad Alta siempre que estés dentro de la vigencia del tiempo que te dan para usarlo.

Bérgamo se divide en dos partes, ciudad Alta, donde está el casco histórico y ciudad baja que es donde está la ciudad nueva.

Nos bajamos en la parada de Puerta Nuova y andamos 5 minutos hasta nuestro alojamiento (lo llevaba marcado ya en google maps). Hacemos el checking y pagamos ya nuestra estancia.  Cada habitación tiene el nombre de un pintor y a nosotras nos tocó la mejor… Kandinsky!!!! La habitación era muy grande con dos camas pequeñas y una de matrimonio. El baño es compartido pero hay dos cuartos de baño para cuatro habitaciones así que está de lujo. B&B estupendo y totalmente recomendable.

Le preguntamos a la dueña del hostel (que era muy simpática) algún lugar bueno en la zona alta para cenar y nos recomendó el restaurante Da Mimmo así que para allá que vamos y además estamos de suerte porque al llegar al funicular para subir a la ciudad alta aún nos vale el tiquet de transporte que compramos para venir desde el aeropuerto.

El funicular funciona hasta las 12 de la noche y tiene una frecuencia de unos 10-15 minutos. También puedes subir en autobús, hay varias líneas que conectan las dos partes de la ciudad, y la ultima opción es andando a través de unas escaleras que nosotras no usamos porque acababamos todos lo días agotadas jeje.

En el B&B me había apuntado la ubicación del restaurante así que no tardamos nada en encontrarlo.

Es muy bonito y tuvimos la suerte de tener música en vivo lo que hizo súper bonita la cena. Estaba todo muy rico y a muy buen precio, y eso que nos dijeron que era un poco mas caro que otros sitios. Cemamos una pizza para compartir, 3 platos de pasta, 1 botella de agua y 1 botella de prosecco (cava italiano muy rico), todo eso junto con el cubierto o servicio (como quieran llamarlo), nos costó 70,50 euros en total. Muy buen precio para haer cenado con cava y con música en vivo. Lugar 100% recomendable.

A la vuelta al funicular paramos en la piazza Vecchia, preciosa de noche y una gozada sin gente. Unas cuantas fotos, funicular, paseo a nuestra casa y a la cama, había sido un día muy largo y había que descansar.

 

DIA 2

Viernes 10 de Febrero de 2017

Nuestra idea era ir al lago Como pero daba lluvia tanto allí como en Milán así que cambiamos nuestros planes y decidimos ir a Verona que aunque nublado al menos no nos iba a llover el problema era… y ahora como vamos!!! Nos habíamos levantado a las 9:00 de la mañana por que nuestros planes eran otros y para ir a Verona en tren o íbamos a las 8:30 que ya no o ya esperar a las 11:30h pero nos parecía muy tarde ya que llegaríamos sobre las 13:00h así que empecé a buscar opciones y las dos que había pasaban por el aeropuerto. Una era alquilar un coche ya que yo llevaba el carnet de conducir porque habíamos ido a Barajas en coche, y la otra opción y la que elegimos fue coger un bus desde el aeropuerto a Verona.  El bus salía  las 10:30h y como no sabíamos si llegaríamos a tiempo no compramos los billetes por internet (a muy buen precio, unos 10 euros). A las 10:25 llegamos al bus (compañía FlixBus), preguntamos al conductor y pudimos comprarlos directamente a el, eso sí, a 17 euros el trayecto. Tienes que dar un nombre para comprarlos y aunque intenté que lo pusiera bien al final el conductor decidió que me llamaba Almodena Trevija (Almudena Revilla para los amigos).

El bus estaba genial y además tenía wifi y funcionaba muy bien. En hora y media habíamos llegado. Te dejan en una calle que está bastante cerca del centro y en cuestión de 10 minutos, por la calle Porta Nuova llegas a la plaza Bra y a la Arena, el anfiteatro romano que ahora se utiliza en verano para óperas, conciertos y teatro. Cuesta entrar 10 euros, pero nosotras no lo hicimos y decidimos pasear por la ciudad para no perder tiempo (yo ya conocía el Colisseo de Roma así que no me llamaba demasiado la atención entrar).

Lo rodeamos para ver todo su explendor y decidimos hacer una parada técnica para tomar algo antes de seguir la ruta. Un amigo veronés de Moli nos había recomendado la Ostería la Mandorla, muy cerquita de la arena, ideal para tomar una cerveza. Probamos los arancini que son unas bolas de pasta de arroz típicas de Sicilia pero que tanto en Verona como en Bérgamos vimos mucho. También probamos las olivas rebozadas y rellenas de carne. 1 coca cola, 2 cervezas (Moretti), las olivas y los arancini nos costaron 10,20 euros.

A tope de energía retomamos la ruta y decidimos ir primero a la casa de Julieta. En Verona está todo cerca y callejeando llegas a todos los lados. Nosotras nos ayudamos de un mapita que coloreé y de las ubicaciones marcadas en google maps.

Para acceder a la casa de Julieta hay que pasar por un pasadizo que está totalmente pintado y lleno de post it con mensajes de amor y… es genial!!!!

Este pasadizo te lleva a un pequeño patio donde hay 3 tiendas de souvenirs, el acceso a la casa de Julieta y una estatua de Julieta a la que según dicen, hay que acariciar el pecho para que te de suerte en el amor.

Desde ese patio ves el balcón de Rapuncel… digo… Julieta (coña que tuvimos todo el viaje por la confusión de Moli jajaja). Para asomarte al balcón y hacer la comedia tienes que pagar 6 euros y claro que lo pagamos!!! Esa entrada te da acceso a ver toda la casa, que si, la vimos de una en una (alguien tenía que sacar las fotos desde abajo), y bueno bien, sin mas, en realidad pagas para hacerte la foto en el balcón pero bueno, es un recuerdo bonito no??? El patio está también lleno de candados, escritos y notas pegadas en cualquier lado y esto es lo que hace especial y único a este lugar.

Seguimos con nuestra ruta, decidimos no parar a comer y comprar una porción de pizza al taglio para aprovechar bien el día. Nos salió a 2 euros la ración.

Paseando nos fuimos encontrando todos los lugares de interés como la piazza delle Erbe, súper bonita, lo malo que en esos momentos había un mercadillo de souvenirs pero aún así estaba preciosa. Allí mismo tienes la torre del Lamberti, el palazzo del Mercato Vecchio y justo un poco mas adelante las Scaliger Tombs.

La verdad es que Verona es un lugar que nos estaba encantando, y tuvimos suerte ya que justo al día siguiente comenzaban los festejos por San Valentín y estaban engalanando la ciudad. Menos mal que no fuimos el domingo que era cuando queríamos ir ya que seguramente estaría lleno de turistas y no hubiéramos podido hacer muchas cosas que hicimos.

Después de otra parada técnica para tomar una cervecita continuamos hasta el puente de piedra, pasando por la iglesia de Santa Anastacia.

Las vistas desde el puente de piedra sobre el río Adigio son muy chulas. Merece acercarse hasta aquí ya que ademas tienes muy cerca el Duomo de Verona.

No había ni un solo turista, y es que todos se concentran en torno a la casa de Julieta y alrededores.

Del duomo decidimos acercarnos hasta el Castelvecchio, una importante edificación militar que construyó la dinastía Scaliger. Se comenzó en 1354 gracias a Cangrande II y actualmente acoge el museo cívico. Nosotras al museo no entramos pero si dimos un paseo muy chulo por sus alrededores.

De ahí fuimos a lo que sería nuestra última parada ya que estábamos agotadas. Nos dijeron que era el monumento mas bonito de Verona y sin duda nos resultó precioso y aunque estaba cerrado si pudimos disfrutar a solas de su entorno. Este lugar es La basílica de San Zenón, de estilo románico, se destruyó parcialmente en 1117 y posteriormente fue restaurada. Es famosa no solo por su valor artístico y por acoger los restos del santo, si no porque dicen la leyenda que Romeo y Julieta se casaron en su cripta.

El día se estaba poniendo muy feo y nos dirigimos hacia la estación de trenes. Cogimos un regional hacia Bérgamo. Nos costó 10 euros por persona e hicimos un trasbordo en Brescia para cambiar de tren y coger el definitivo. Aquí nos pasó un incidente importante si vais a viajar a Italia y es que cuando compraáis un billete en un tren regional, no te dan asiento porque no va asociado a un número de tren. Lo compras para ese trayecto y cuando lo uses lo tienes que validar en las pequeñas máquinas que hay a las entradas a los andenes porque si no es como si no llevaras billete y te expones a que te multen. Nosotras no lo sabíamos y cuando vino el revisor y nos lo contó (en italiano) pensábamos que nos caía la multa. Le explicamos y nos dijo que no nos multaba pero que lo tuviéramos en cuenta. Nos lo “validó” a mano y seguimos el viaje tranquilamente hasta Bérgamo.

Como no habíamos llegado muy tarde decidimos ir a tomar el aperitivo a un bar que recomendaban mucho en Tripadvisor llamado Il Bobino. Es un lugar muy de moda en Bérgamo y la gente va bastante arreglada, pero que esperas, son italianos!!! les encanta ir guapos a todos los lados jejeje.

Cócteles a 6-8 euros y derecho al aperitivo. ¿No sabes lo que es? el aperritivo es un buffet con muchos platos diferentes de comida al cual te da derecho al consumir una bebida tipo cóctel (o tipo cocacola pero la pagas a tipo cóctel). Está guay porque cenas con eso y aunque no son platos muy elaborados mola lo de probar un poco de todo.

Nosotras pedimos 2 aperol-spritz y 1 cosmopólitan riquísimo!!!

Con el fin del aperitivo llegó el fin de la jornada del día. Cama y descansar que mañana tocaba Milano.

 

DIA 3

Sábado 11 de Febrero de 2017

Nos levantamos con la calma y es que hay que descansar para poder rendir…

La cafetería de la estación de Bérgamo es un lugar ideal para desayunar mientras esperas a que llegue la hora de montar en el tren, además el personal, sobretodo el cocinero son muy majos y prepara unas tapitas muy buenas para picar gratis.

Desde Bérgamo tienes muchos trenes diarios tanto a la estación Central como a la estación de Puerta de Garibaldi. Nosotros llegaríamos a la segunda a las 11:15h de la mañana. El billete nos costó 5,50 euros (que compramos en las máquinas expendedoras que hay y que puedes elegir varios idiomas por si no entiendes italiano)  y por supuesto lo validamos antes de entrar que no queríamos sustos.

Lo primero que hicimos en Milán fue comprar un bono de transporte diario para poder movernos todo el día en el metro, autobús o tranvía. Cuesta 5,50 euros y sale muy a cuenta, es la mejor opción si vas a estar sólo un día en Milán.

Lugares que tenía señalados para visitar en Milán.

 

La línea verde nos llevaba directos para ver la basílica de San Ambrosio, a la cual tenía ganas de ver desde que la estudié en la Universidad.

La construcción original es de 379 y 386 y fué un encargo del obispo de la ciudad, san Ambrosio. Se dedicó a los mártires ya que estaba cimentada sobre un terreno que se utilizó para ello. Posteriormente en dos fases diferentes el templo sufrió ampliaciones hasta quedar tal y como lo conocemos a día de hoy. Su estilo de un románico lombardo exquisito y sirvió de referencia para el resto de basílicas construidas en esa época.

Muy cerquita y a solo una parada de metro en la línea verde está el Castello Sforcesco. Como el nombre indica, lo mandó reconstruir la famosa familia Sforza para ser utilizado como residencia familiar y ser una referencia para la corte en toda Europa. Después de pasar por muchas manos, incluida la de Napoleón el cual mandó destruirlo se reconstruyó no sin polémica en el siglo XIX y actualmente es sede de varios museos.

El día que fuimos nos encontramos con un concurso canino y una excursión de seminaristas perfectamente vestidos para la ocasión, no la del concurso canino, si no para el lugar tan importante donde se encontraban.

Por fin llegaba el momento de…. mangare!!! (que suena así como… manyaaareee, que significa comer).

La trattoria da Pino era el lugar elegido gracias a mi inseparabale Lonely Planet y fue todo un acierto. Para llegar cogimos la línea roja y nos bajamos en San Babila. Es un lugar muy regentado por locales y está todo a muy buen precio. Plato de pasta o risotto 5,50 euros, Birra Moretti a 2,80 euros (la bebida en el norte de Italia no es barata). Estaba todo muy rico sobretodo la pasta con ragú y el risotto de col lombarda.

Ahora si, ahora llegaba por fin el momento de llegar al Duomo de Milano. Es impresionante, la verdad. Es una plaza gigante y no es para menos ya que la impresionante catedral gótica de Milán es una de las mas grandes del mundo.

 

Me dio mucha pena no entrar pero había una cola enorme y decidimos no hacerla aunque subir a los tejados hubiera sido una gran experiencia pero queríamos aprovechar el tiempo y esa actividad tendría que posponerse para una hipotética segunda visita.

Al lado de la catedral están las galerías Vittorio Emanuele donde están las firmas de moda mas lujosas del mundo.

Son muy bonitas pero no dejan de ser una galería comercial llena de tiendas y restaurantes aunque merece la pena pasear por ellas ya que sirve de conexión con otro del los símbolos de la ciudad, el famosísimo teatro de la Scala. Su sencillo exterior dicen que no tiene nada que ver con su ostentoso interior. Nosotras no entramos.

De ahí fuimos paseando hasta el barrio de Brera, famoso por su pinacoteca y por ser un barrio bohemio, de artistas.

Yo no le vi un encanto demasiado especial, callejeamos un poco pero igual no dimos con los rincones que la hacen tan famosa. Yo hubiera cambiado ese tiempo por subir a la azotea de la catedral.

Antes de ir hacia la zona del quadrilatero de la moda paramos a tomar un tentempié en un lugar de paninis recomendado por lonely planet, el BG café. Paninis a 5 euros muy ricos aunque la bebida es muy cara, algo que se repite hasta en el bar mas sencillo de Milán.  1 cocacola,  1 panini, 1 capuccino y 1 croissant 11,80 euros.

Como estábamos un poco cansadas cogimos un tranvía hasta la zona del duomo y de ahí caminamos hasta el quadrilátero de la moda que lo forman la Via Montenapoleone, Via Alessandro Manzoni, Via della Spiga y Via Sant’Andrea. Esta zona de calles es famosa por ser el centro de la moda de Milán, de Italia y uno de los mayores del mundo además de albergar autenticas obras de arte en forma de escaparates. Es todo unespectáculo pasear por aquí.

Ya de noche volvimos hacia el duomo para verlo iluminado y aquí decidimos que hacer… ir hacia Navigli para tomar el aperitivo o volver a Bérgamo y cenar allí. El resultado fue un 1-2 en favor  a cenar en Bérgamo así que para la siguiente visita queda pendiente el aperitivo en la zona de Navigli, subir a la azotea de la catedral de Milán y acercarme a la zona de Corso Como que dicen que es una zona alternativa chula.

A las 20.08 cogemos el tren de vuelta y a la llegada a Bérgamo compramos el ticket de autobús y fuimos hasta la ciudad alta. Nos paramos en la última parada y muy cerquita estaba el restaurante el Circolino, también recomendado por la dueña del B&B. Es un lugar curioso, no tan bueno como el da Mimmo pero interesante también.

2 pizzas, 1 plato de ravioli y 1 botella de prosecco (y el cubierto que te lo cobran siempre y que varía según el local) nos costó 40,60 euros.

 

DIA 4

Domingo 12 de Febrero de 2017

Nuestro último día completo lo queríamos dedicar a ver el Lago Como pero antes nos apetecía mucho ver La Ciudad Alta de Bérgamo de día.

Nos levantamos, y fuimos a desayunar a La Chicca, una cafetería muy bonita que recomendaba Tripadvisor y que estaba muy cerca de nuestro alojamiento.

Después de desayunar fuimos dando un paseo hacia el funicular (lo ideal hubiera sido subir paseando pero queríamos coger el tren de las 13:08 hacia el lago Como y el tiempo apremiaba).

La parte alta de Bérgamo es muy pequeñita y se recorre fácilmente. Es muy muy bonita y aunque era domingo y estaba lleno de gente resultaba igualmente encantador.

Todos los lugares de interés tanto artísticos como gastronómicos se sitúan en los alrededores de la vía Bartolomeo Colleoni. En esta calle hay un local llamado Il Forno donde venden pizzas al taglio (al peso) increíblemente buenas ademas de platos de pasta preparados y dulces. Es un lugar súper recomendadísimo.

Después de un agradable paseo por la ciudad alta cogimos el autobús para ir a la estación de tren en Colle Aperto, detrás de la plaza de la Citadella.

Compramos los billetes de tren a Lecco. La intención era ir en tren a Lecco (3,50 euros), allí coger un ferry que nos llevara a Bellagio para disfrutar del lago Como, pasear por Bellagio y de allí otro ferry a Varenna donde después de un paseito cogeríamos otro tren hacia Bérgamo (5,50 euros haciendo trasbordo).

¿Cual fue nuestra sorpresa cuando llegamos al embarcadero de Lecco? El servicio de ferrys que conecta Lecco con pueblos como Bellagio estaba interrumpido hasta finales de marzo… Oh no!!!!!! Nuestros planes se acababan de chafar completamente.

La única alternativa segura que teníamos era volver a la estación de tren de Lecco y coger otro tren hasta Varenna y de ahí ver que posibilidades teníamos.

Comimos en un restaurante al lado de la estación de tren un tanto curioso (chinos haciendo comida italiana), y a las 15:00h nos montamos en el tren hacia Varenna que tardaría en llegar otros 20 minutos.

Ya en Varenna bajamos hasta el puerto y conseguimos comprar un billete de ida y vuelta hasta Bellagio.

 

Sería un traslado en ferry de unos 15 minutos, no era lo que yo había planeado y lo que nos hubiera gustado pero algo es algo así que nos dimos un paseo por el bonito pueblo de Varenna y a las 16:25 nos subimos en el ferry hacia Bellagio.

La grandeza del lago de Como la empiezas a descubrir sobre todo cuando estás navegando y ves esa mezcla de agua, Alpes nevados, siluetas de pueblos con encanto sumado a la magia que los rayos del sol hacen sobre todos estos paisajes.

Es muy bonito y agradable hacer un recorrido en barco y aunque me quedo con la espinita de no haber podido disfrutar mas tiempo de ello me siento afortunada de haber podido hacerlo aunque haya sido un poco.

Ya en Bellagio tocaba hacer tiempo hasta las 17:55 que sería cuando íbamos a volver a Varenna y si hubiéramos podido seguramente hubiéramos vuelto antes ya que Bellagio en febrero está muy muy muerto. Yo esperaba encontrarme un pueblo precioso, con un encanto especial…. pero creo que ese encanto se lo da el buen clima, el sol y algún comercio mas abierto con sus mesitas en la calle… Estaba todo como en el medio de un tratamiento de chapa y pintura y la verdad es que no nos gustó demasiado. Estoy segura que esto de cara a primavera la cosa cambia y mucho.

Era ya casi de noche cuando no subimos de vuelta al ferry y aunque hacía bastante frío yo no podía perderme el espectáculo del lago de noche con las luces de fondo de los pueblos. Es muy bonito y merece la pena totalmente pasar un poco de rasca jeje total, son 15 minutos…

Ya en Varenna de noche, subimos hacia la estación de tren. Allí no hay máquinas para comprar los billetes de vuelta y en el bar nos dijeron que podríamos comprarlo en el mismo tren.

4 chinos, 2 “modelos instagramer” (o eso parecía por el tipo de poses y fotos que se hacían con sus palos selfies de manera individual), una señora un tanto peculiar (que usaba su mechero para ver los horarios de tren y que cuando yo la iluminé con la linterna del móvil no solo no se inmutó a pesar de la cantidad de luz que ahora tenía para poder ver el panel  si no que siguió maldiciendo y usando su mechero) y nosotras 3 estábamos esperando al tren en dirección Lecco, el cual llegó a las 18:37h.

En ese tramo no vino el revisor del tren así que llegamos a Lecco gratis. Allí compramos el billete hacia Bérgamo por 3.50 euros que llegaría a las 19:32h.

Nos habían dicho que los domingos en Bérgamo estaba muy animado el aperitivo en la zona de la Piazza Pontida así que para allí fuimos.

A ver, gente había claro que si, pero si comparamos como puede estar un bar de pinchos un domingo por la tarde en Burgos pues la diferencia es muy grande.

Había 2-3 bares donde había aperitivo. Nos sentamos en la terraza de uno de ellos, nos pedimos un par de aperol y un cosmopólitan y a celebrar nuestra última noche en Bérgamo.

Vuelta al B&B y preparar maletas.

 

DIA 5

Lunes 13 de Febrero de 2017

Nuestro vuelo salía a las 11:25h así que a las 09:30 queríamos coger el bus hacía el aeropuerto.

Nos levantamos pronto y nos acercamos a un supermercado a comprar algo de pasta, poca cosa nos cabía ya que solo llevábamos equipaje de mano. 3 paquetes de pasta barilla y un paquete de harina para hacer pasta fresca es lo que a mi me pudo entrar.

Compramos desayuno para llevar en una cafetería al lado de la parada del bus (tickets que habíamos comprado el día antes para no tener altercados). A las 10:00h estábamos ya en el aeropuerto y lo demás discurrió sin problemas.

Vuelta a Madrid, recogida de nuestro coche en el parking Naranja y vuelta a Burgos.

 

A pesar del fresquete de viajar en febrero ha sido una escapada muy completa y muy divertida. Viajar con amigas SIEMPRE es genial y ya estoy esperando como loca la próxima que me toca en solo dos meses.

Quiero agradecer a Moli y a Almu por dejarse engañar por mi otra vez mas, y por aguantarme, a veces me enfado un poco cuando no salen las cosas bien, y es que pongo tanta ilusión que a veces lo vivo demasiado!!! jajaja

Son unas gracias muy especiales porque ambas han pasado un año complicado, sobretodo Almu (eres una CAMPEONA),  y aún así no dudaron demasiado en apuntarse y es que…. hay que disfrutar la vida a tope!!!!

VIAJAR es una medicina muy poderosa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply
    MIRIAM
    12 Mayo, 2017 at 8:33 am

    Me ha encantado vuestro viaje, yo voy en junio con mi enano de 7 años y mi chico, y estamos alojados en bergamo y queriamos coger el tren a Lecco para ver el lago, no se si es complicado sacar los billetes en la estación, porque si pudiera llevarlo ya hecho desde españa sería mejor..

    ME ayudas? es que no quiero que nos perdamos por alli, ademas luego desde bergamo vamos a ir a venecia un par de dias

    Gracias!!!

    • Reply
      Almudena
      12 Mayo, 2017 at 6:19 pm

      Hola Miriam!!!!
      El tren a Lecco no tienes que sacarlo con antelación porque al ser regional te los venden en unas máquinas en el hall de la estación de Bergamo. La estación es muy pequeñita y las vas a ver fácil porque están antes de salir a los andenes. Al ser regionales no te dan asiento asignado así que te sientas donde quieras.
      Para ir a Venecia compra los billetes con antelación para pillar ofertas ya que el mismo día sería mucho más caro. En los preparativos donde hablo de los transportes está la web de tren Italia.
      No se os olvide validar los billetes antes de montar en el tren ya que si no lo haces es como que no vale porque los regionales verás que no tienen una hora asignada ya que vale para cualquier horario de ese día. Las maquinitas están antes de pasar a los andenes si no recuerdo mal. Si no las ves pregunta a alguien por allí, sin super majos!!!
      Cualquier cosa aquí estamos!!! Un saludo y a disfrutar del viaje

    Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies