Browsing Category

Dinamarca

DINAMARCA EN NAVIDAD

DINAMARCA EN NAVIDAD (1 al 6 de enero de 2016)
Capital: Copenhague
Moneda: Corona danesa (1€ =7,45 Kr)
Idioma: danés
Dinamarca es un pequeño país en el norte de Europa. Si nos fijamos en los rankings de calidad de vida sale siempre en los primeros puestos…sin duda, la actitud de su gente (son los más cívicos del mundo y os aseguro que se respira en el ambiente), los paisajes y su cultura compensan las temperaturas de invierno.

Índice:
– Preparativos.
– 1 de enero de 2016: Madrid- Copenhague
– 2 de enero de 2016 Copenhague
– 3 de enero de 2016: Copenhague- Roskilde- Odense
– 4 de enero de 2016: Odense- Aarhus
– 5 de enero de 2016: Aarhus- Helsingor- Copenhague
– 6 de enero de 2016: Copenhague- Madri

Preparativos:

  • Reserva de hoteles. ( alrededor de 60-70€ / noche) Viajar por Europa en Navidad sin haber reservado previamente es misión imposible si no te quieres dejar un pastizal, así que te recomiendo calcular la ruta con antelación y reservar. Siempre puedes jugar un poco con los que tienen cancelación gratuita si decides cambiarla.
  •  Reserva de coche de alquiler.
  • Preparar el Botiquín y Seguro Europeo
  • Reserva de vuelos Madrid- Copenhague (80€)

1 de enero de 2016: Madrid- Copenhague
Nuestro avión salía a las 11,30 de la mañana, la noche anterior tuvimos la cena familiar en un pueblecito de Segovia, pero fuimos a Madrid a dormir para estar cerca del aeropuerto. Tras 3 hs y media de vuelo llegábamos a Copenhague. En el aeropuerto cambiamos 40 € para poder coger el metro (36Kr =casi 5€) hasta el primer hostal. Una vez que ya bajamos en nuestra parada nos dispusimos a comer, nos moríamos de hambre, así que celebramos año nuevo comiendo dos buenas hamburguesas (137 Kr). Nuestro hostal de Dinamarca era el CPH Rooms (118 € dos noches), era una coqueta casa, decorada ampliamente con temática navideña, reconvertida el piso superior en hostal. Estaba situada a las afueras pero la relación calidad/ precio merecía la pena. Tras dejar las mochilas salimos a dar un paseo por el centro. Tomamos un café para entrar en calor, pasamos por la plaza del ayuntamiento hasta llegar a la que considero es el mayor atractivo del Copenhague, el Tívoli, el parque de atracciones más antiguo del mundo (1843). Tras comprar la entrada (200 Kr ambos) y cruzar el maravilloso arco de entrada al Tívoli nos adentramos en un mundo de niños.                      
El Tívoli es un pequeño parque de atracciones que ocupa una manzana en el centro de la ciudad de Copenhague, no abre todo el año, pero durante Navidad es un típico lugar de paseo para los daneses. Se compone de múltiples temáticas y es muy original ver cómo se han mezclado atracciones nuevas con las antiguas. Sin duda uno de los puntos fuertes de Dinamarca (infórmate de si estará abierto si deseas visitarlo). Tras recorrer todo el laberinto de atracciones, tiendas, puestos de comida, restaurantes….decidimos volver a casa, hacía frío y el día había sido muy largo.

2 de enero de 2016 Copenhague
Era el día de ver la ciudad de verdad, y cómo no podía ser de otra forma, a que no adivinas cual fue nuestro primer destino? Correcto, la famosa estatua de la Sirenita. Se encuentra en el lado este de la ciudad, a 400 metro de la línea de la costa, es una estatua de Edvard Eriksen. Representa a la sirenita de los cuantos de H.C. Andersen, se encuentra allí, mirando al mar desde 1913. Hacía muchísimo frío y casi no había turistas, así que tuvimos suerte. Nos hicimos varias fotos, estuvimos un rato viendo el paisaje y continuamos la ruta (parece mentira como pueden sacar tantísimo partido a algo tan pequeño). La zona que se encuentra al norte de la sirenita tiene mucho encanto, es el Kastellet, el antiguo fuerte de la ciudad con forma estrellada. Todavía conserva alguna de las murallas y sigue siendo utilizado por el ejército nacional, pero el resto del entorno es un tranquilo parque donde la gente sale a hacer deporte y las familia a pasear. Cerca se encuentra una bonita iglesia con la torre puntiaguda rodeada de un museo al aire libre.
Continuamos por una de las calles principales hasta llegar a la Plaza de Amalienborg, en ella se encuentran cuatro Palacios muy parecidos en cada una de las esquinas de la plaza: Palacio Cristián VI, Palacio Cristián IX (actual hogar de la reina Margarita), Palacio Cristián VIII y Palacio Federico VIII (actual hogar del príncipe Federico). Se sabe si están en casa si está la bandera nacional izada. En el centro de la plaza una gran estatua de Federico V. Si sales de la plaza por la calle norte te encuentras de frente con una espectacular iglesia, la Iglesia de Mármol (Frederikskirke), de entrada gratuita.
Muy cerca, yendo hacia el oeste nos encontramos con una de las imágenes más típicas de Copenhage, el “puerto nuevo” o Nyhavn. Las antiguas casas de pescadores del puerto, con sus diferentes pero acompasados colores, se han convertido en coquetos cafés y restaurantes donde poder pasar una agradable velada al lado de los barcos (nosotros no tuvimos tanta suerte, hacía demasiado frío como para tener una velada parecida).
Siguiente parada, Slotsholmen (isla del castillo), la zona más antigua de la ciudad, actualmente es el centro del gobierno nacional. Entrando por el puente del este, lo primero que vemos es la estatua ecuestre de Federico VII, la entrada al Castillo de Chistianborg se realiza por la puerta del Rey. Dentro se encuentra un gran patio con zona para la equitación y otra estatua ecuestre, de Cristián IX.
La zona más divertida de la ciudad se encuentra en Christianshavn, una isla al este de la zona antigua, tras pasar por la bonita iglesia de Nuestro Señor Salvador, con su increíble torre en espiral, se llaga a Christiania, un “estado libre” dentro de la ciudad, autogobernado. Antiguo cuartel militar donde actualmente viven alrededor de 1000 librepensadores. Desde la entrada te dejan claro que no se puede sacar fotos ni grabar, dentro se puede ver diferentes puestos de venta de droga (Marihuana y hachís), hay múltiples tiendas con productos de fumadores…está permitido el consumo y venta de drogas blandas (“distrito verde”) y está libre de impuestos, por lo que es algo más barata que el resto de la ciudad. Te puedes encontrar desde una casa destartalada a auténticas mansiones. Se nota un ambiente libre y agradable, allí eres libre para hacer lo que quieras, siempre y cuando no perjudique al prójimo. Nos tomamos una cerveza danesa en un ambientado bar y al salir nos encontramos con un curioso cartel:” You´re now entering the UE”,( está usted entrando en la unión europea), ya que ellos no se consideran europeos.
Cenamos en Nova Restaurant (buffet con comida típica danesa), 196Kr, muy recomendable.

 

3 de enero de 2016: Copenhague- Roskilde- Odense
Nos levantamos pronto, desayunamos y cogimos el metro (80 kr un viaje) para ir al centro a recoger el coche de alquiler, queríamos ver más de Dinamarca. Pusimos la dirección de Roskilde en el GPS y en menos de 40 minutos estábamos allí. Nuestra parada en este pequeño pueblo danés fue debida al gran museo de embarcaciones vikingas que allí se sitúa. Nos costó encontrarlo porque desde fuera no lo parecía, una vez dentro (entrada 85 kr/p) era diferente, se podía ver la historia de sus embarcaciones, la forma de hacerlo (incluso hay clases para aprender hoy en día a hacerlos), los restos restaurados de muchos de ellos…en verano se puede salir a navegar en antiguos barcos vikingos, para nosotros fue imposible, la orilla estaba congelada…pero dejaba un precioso paisaje. Comimos en el Mc Donalds (141Kr).
Continuamos la ruta hasta Odense, pasando por el puente de Great Belt, conecta las islas de Zelandia y Fiona, con 16 km de longitud. (Precio del peaje cerca de 45 €), tras superar el susto del precio del peaje disfrutamos de la experiencia de pasar por un puente de 16 km, la mayor parte de ellos sobre el mar. Tras casi dos hs de viaje llegamos a Odense, buscamos el hotel, dejamos las cosas y salimos a recorrer el pueblo. Pueblecito pequeño, con poco movimiento de noche, lo único llamativo es que allí se encuentra la casa donde vivió el famoso autor de muchos cuentos infantiles, Hans Christian Andersen. Paseamos, tomamos unas cervezas mientras jugábamos al billar y para casa…la sorpresa llegó cuando volvimos al coche, nos habían puesto una multa por aparcar en zona para vecinos (750Kr).

4 de enero de 2016: Odense- Aarhus
Tras despertar en Odense, desayunamos y nos recorrimos los casi 150 km que hay hasta Aarthus, la segunda ciudad más grande de Dinamarca, con un centro que mezcla las antiguas iglesias y edificios con modernos centros comerciales y bibliotecas de diseño. Comimos suhsi en Misu Restaurante (221Kr). Entramos en un pequeño museo vikingo, recorrimos sus calles, con una bonita Catedral y su ópera. Entorno muy agradable pero un poco” fresco”, durante todo el viaje no subimos de los 0º de temperatura. Alojamiento: B&B Marselis (67 € la noche), era un pequeño apartamento adosado a una casa familiar con salón, cocina y la cama en una especie de zona abuhardillada, muy coqueta y con el frío que hacía decidimos sacarle partido, compramos ingredientes y nos hicimos la cena.

5 de enero de 2016: Aarhus- Helsingor- Copenhague
Nos levantamos pronto en nuestro apartamento, nos encantó, si alguna vez visitáis Aarhus no dudéis en alquilarlo. Tocaba deshacer todo el camino hasta Copenhague, dependiendo de cómo se diera el viaje queríamos pasar por Helsingor. El camino eran 3 hs y media, el problema fue que se puso a nevar a lo grande, vimos muchos coches tirados en la carretera y varios accidentes, nos tocó rezar para que no le pasara nada a nuestro coche de alquiler….por fin pasó el peligro y nos dio tiempo a ir a Helsingor. Queríamos ir porque allí se encuentra el Castillo de Kronborg, conocido como el castillo de Hamlet. La entrada al castillo era muy de cuento, y más el día que fuimos porque el lago que rodea al castillo y el agua que caía a él desde el castillo estaban congelados. Tras atravesar la Puerta oscura se entra por la puerta principal, hay que atravesar el patio central para llegar hasta la tienda de souvenirs y venta de entradas (90Kr/p). Una vez que tienes la entrada puedes empezar a recorrer el castillo: la capilla, los apartamentos reales, el salón de baile, la sala pequeña, las casamatas (habitaciones en la parte baja, oscuras, dónde se alojaban los soldados. Disponían de medios para alojar 1000 hombres asediados durante seis semanas)… todo ello decorado de acorde a la época y de aspecto algo tenebroso. En muchas de las estancias había fotos de actores representando la obra de Shakespeare en su propio castillo.
Comimos en Radmand Davids Hus, un restaurante de comida danesa en el centro de Helsingor, decorado con antigüedades y con muy buena comida (173 Kr).
Tras 45 minutos llegamos de nuevo al centro de Copenhague para devolver el coche a tiempo. Buscamos nuestro nuevo alojamiento en la capital: Rent a Room Copenhague, habitación enorme, decorada con muebles muy antiguos pero con mucho gusto (60€/noche), muy cerca de Chistiania. Dejamos las maletas y fuimos a recorrer de nuevo la ciudad: Plaza de Chistianborg, el Radhuset (ayuntamiento)…paseamos por el casco antiguo, vimos la Iglesia del Santo Espíritu, la Iglesia de San Nicolás…hasta que nos fijamos en una gran torre de ladrillo rojo, llamada el Rundetaarn, es un peculiar observatorio del siglo XVII, decidimos entrar (25Kr/p) y vimos que dentro tiene una gran rampa adoquinada que usaban antiguamente los caballos para subir pesado material. Desde su alto se pueden ver increíbles vistas de la ciudad.

6 de enero de 2016: Copenhague- Madrid
El día de reyes nos trajo uno de los mejores regalos que podíamos tener, una gran nevada sobre la ciudad. Aprovechamos la mañana para ver lo que nos falta, la zona de Rosenborg, un bonito castillo de estilo renacentista, rodeado por los jardines del Rey y para volver a ver lo que más nos había gustado de la ciudad pero ahora con una bonita sábana blanca: la zona del Kastellet con su sirenita, la pobre estaba medio congelada, se veía el hielo en su nariz

 

Comimos en un buffet del centro, el Dalle Valle (198 Kr). Por la tarde cogimos el metro para ir hasta el aeropuerto (36Kr/p), se acababa lo bueno…había que volver a casa.

Consejos:
– Te preguntarás por qué decidimos viajar a Dinamarca en Navidad…pues la respuesta es sencilla, por un lado, porque no lo habíamos visitado todavía, y por otro, porque los vuelos eran muy económicos y nos llamaron la atención. Lo que nadie nos había contado eran los precios del resto de las cosas (Hotel, trasporte, peajes, comida….), no sabíamos que iban a ser tan elevados.
– Si vas a visitar Dinamarca, ten en cuenta que lo único imprescindible es la ciudad de Copenhague y el castillo de Kronborg (Hamlet). De todas formas, no elegiría Dinamarca como destino si me faltaran otras capitales europeas por ver, ya que considero que la relación calidad / precio no es buena: muy caro para lo que te ofrece.
– Si decides alquilar coche ten en cuenta que es muy seguro y las carreteras son buenas, el único problema es el precio de los peajes.
– No olvides visitar Chistiania con la mente abierta.
– Si vas en invierno no olvides un buen abrigo, nuestras temperaturas estuvieron entre 0º y – 6º.
– Durante el viaje sacamos dinero de los cajeros pensando que era buen cambio, estaba mejor que en las casas de cambio, el problema es que después te llega una comisión extra al banco por lo que se queda igual.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR