1 semana en Tenerife (con un bebé)

Nuestro primer viaje siendo tres sería Tenerife, 8 días para recorrer la isla en modo slow travel, sin prisas, poco a poco, según nos fuera dejando Max.

Al final la que limitó el tiempo fui yo porque me puse mala de un virus en el estómago y me pasé en la cama 2 días y medio, y otro tanto sin poder alejarnos demasiado del hotel… ya sabéis.

Con lo cual os contaré que se puede hacer en una semana teniendo en cuenta lo que vimos nosotros, y lo que se podría haber añadido. Nos quedamos con ganas de ver muchas cosas pero seguro volveremos pronto para poder completar el viaje.

Tenerife no es para una semana, eso tenedlo claro, Tenerife tiene mucho que ver y mucho que disfrutar, pero os voy a resumir lo mas importante sin entrar en el mundo playas que ese es ya otro cantar y yo ahí poco puedo aportar (además que daría para otro post).

Estrella amarilla: lo que vimos
Marca verde: lo que quería ver

Sugerencia de una ruta de una semana por la isla de Tenerife:

Día 1: Parque Nacional del Teide.

Plano del parque.

Para visitar este lugar tan alucinante necesitarás todo el día ya que no sólo es posible subir al Teide (a través de un funicular que cuesta 13,50€ el trayecto y no es apto para menores de 3 años ni personas con problemas de corazón ya que sube 2000 metros en pocos minutos), también podrás visitar los diferentes rincones del parque, así como disfrutar del camino que te lleva a el.

Yo te recomiendo que si te alojas por el norte de la isla vayas por la TF-24 ya que hay varios miradores donde tendrás unas vistas de infarto.

Mirador de Chimapeque, impresionantes con las nubes bajos nuestros pies.
Parada en la carretera, alucinantes las vistas.

Para subir al pico necesitas un permiso especial así que tanto esto como la info para visitar el parque la puedes consultar a través de su página web. Yo me puse mala estando allí y me tuve que volver al hotel así que me he quedado con ganas de mas, volveré.


Vista del Teide y del famoso Roques del García en el P.N. del Teide.

Para viajar con bebés lo mejor es llevarte una mochila porta bebés ya que si no va a ser mas difícil poder explorar con fluidez esta zona

Día 2: Santa Cruz de Tenerife (Auditorio, Palmetum y casco antiguo)

Santa cruz de Tenerife es una ciudad que he de decir no me gustó demasiado de modo global, quizás esperaba otra cosa pero hay varios enclaves que no te puedes perder.

El Palmetum es un antiguo vertedero que en los años 90 decidieron rehabilitar para dar paso a un palmeral enorme donde puedes ver la mayor exposición de palmeras del mundo. Es un claro ejemplo de que querer es poder.

Palmetum, en Santa Cruz de Tenerife.

La entrada cuesta para no residentes 6€ y es un lugar ideal para ir con carritos de bebés ya que para subir tienes rampas y está perfectamente adaptado. Cada poco hay bancos donde poder descansar un poco y dar el bibe o el pecho a tu bebé.

Descansando en el Palmetum

Otra cosa que me gustó muchísimo fue el auditorio “Adán Martín” obra del arquitecto Santiago Calatrava que imita la forma de una ola. A la entrada del mismo tiene una terraza estupenda para tomar algo y descansar un rato.

Vista de las piscinas de César Manrique y del auditorio.

El casco antiguo de Santa Cruz está bien, si bien es verdad que siendo de Castilla el listón de cascos antiguos está muy alto pero algo bueno que tiene este es que hay varios parques muy chulos para descansar del sol y dar buenos paseos como el parque García Sanabria. Un sitio para empezar a callejear es la plaza de España con una enorme fuente donde se congrega la gente a tomar algo o pasar el rato.

Un sitio que nos encantó para comer es el restaurante el Puntero, calidad y buen precio, un sitio auténtico!!!

Día 3: Macizo de Anaga, mirador de la playa de las Teresitas y San Cristóbal de la Laguna.

De este bloque, gracias a mi gastroenteritis sólo pudimos visitar San Cristóbal de la Laguna. Su zona antigua declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad se visita bastante rápido, en una hora te has visto todo. Cabe resaltar la calle San Agustín que es donde mas edificios históricos hay.

Plano de San Cristóbal de la Laguna.
San Cristóbal de la Laguna

También hay un museo de la Ciencia y el Cosmos que nosotros no visitamos porque estaba cerrado (cerraba a las 17:00h) pero quizás sea interesante.

Día 4: Avistamiento de cetáceos y acantilado de los Gigantes.

El día que íbamos a hacer la excursión para ver cetáceos es cuando me puse mala, menos mal que no estaba pagado. Me tiré el día en la cama vomitando así que no pudimos hacerlo. La idea era al acabar ir a ver los gigantes desde arriba pero ni ese día ni los posteriores fue posible así que me lo apunto para la próxima vez. Contaros que si es posible hacer la excursión con un bebé (consulté a varias empresas), y nuestra idea era acceder al catamarán (se mueve menos que un barquito) con la mochila portabebés.

Día 5: Masca, piscinas de Garachico y Drago Milenario.

Lo mismo que en el bloque anterior, la idea era pasar el día viendo estas 3 cosas pero al estar mala en la cama fue imposible.

Día 6: La Orotava, Puerto de la Cruz y Loro Parque (para los amantes de los zoológicos).

La Orotava no lo pudimos ver (por lo dicho anteriormente) pero si fuimos al Puerto de la Cruz y al Loro Parque.

Malecón del Puerto de la Cruz, cerca del Loro parque.

El Loro Parque antes de visitarlo pensaba que era un lugar donde solo había loros, muchas especies pero solo loros y cual fue mi sorpresa que era también un zoológico que cuesta la friolera de 37€ para los adultos y 25€ para los niños. Como habíamos ido hasta allí decidimos entrar pero nos encontramos un zoológico mas, donde si, hay muchos loros (que es lo mas guay de todo) pero también muchos animales en espacios reducidos y que da mucha penita la verdad.

Loros jugando en una de las jaulas gigantes que hay en el parque.

En el parque aparte de mamíferos y loros puedes ver un acuario y un espectáculos con orcas, nunca las había visto y aluciné, son preciosas. Es un lugar perfecto para ir con niños y con carritos. En los espectáculos tienes que dejar el coche aparcado a la entrada del recinto pero no hay peligro, eso si, coge tus cosas personales mas valiosas por si acaso.

Acuario del Loro parque.

Día 7: Siam Park y costa Adeje

Siam Park dicen que es el mejor parque acuático del mundo, no se si será cierto pero tiene una pinta buenísima. Con bebés no se puede ir si lo que quieres es disfrutar asi que tenemos claro que cuando volvamos a Tenerife y Max sea un poco mas mayor no nos lo vamos a perder.

Costa Adeje es la zona mas turística de la isla, donde se concentran mas resorts y mas mas extranjeros, algo que se nota simplemente con dar un paseo. Lo bueno de guirilandia es que está todo muy cuidado y hay mas zonas de paseos ideales para ir con carrito.

Puesta del sol en costa Adeje.

Si tienes mas días o si hay planes que no te cuadran de los que te expongo aquí (son una guía orientativa) puedes optar también por hacer un día en la Gomera (aunque lo ideal es dedicar al menos dos días y hacer noche allí) o visitar alguno de estos enclaves también interesantes como la Basílica de la Candelaria, el arco de Tajao o el pino derrengado entre otros lugares.

Sendero en la isla de Gomera, no apto para carritos de bebés.

Si quieres ir a la Gomera te voy a dar algún que otro consejo:

Los ferrys que salen de Tenerife (puerto de los Cristianos) no tienen una gran frecuencia, son dos compañias las que operan: Armas y Fred Olsen. En ambas compañías el horario mas temprano de salida son las 9:00h de la mañana y la vuelta mas tardía sale de la Gomera a las 17:00h con lo que solo tendrás 7 horas (tarda 50 minutos en llegar) para explorar la isla. Esto es muy poco tiempo para ver el parque de Garajonay (el principal reclamo de la isla) con lo que es conveniente que te lo estudies todo con antelación. Nosotros fuimos al centro de visitantes y al decirle que íbamos con carrito nos recomendó algún sendero que desde luego no es lo mejor del parque, nos liamos con la logística y la verdad es que en nuestro caso fue un chasco. Tendríamos que haber ido de mirador en mirador y olvidarnos de hacer ninguna ruta, con carrito complicado y con mochila si pero con mucho mucho cuidado ya que es una zona con un terreno muy inestable con lo que mi consejo es dejarlo para cuando los niños sean mas mayores.

Mirador ascendiendo al parque de Garajonay.

La conclusión es que para el precio que pagamos (tienes que ir en coche si o si) y el poco tiempo que estuvimos no merece la pena, es mejor quedarte a dormir porque lo vale. Esto nos pasó por no haberlo previsto antes.

Dando el bibe a Max en una paradita en el camino.

Tenerife merece mucho la pena, hay muchísimos lugares mas que ver, playas, pozas, miradores… tenemos que volver y esta vez con la salud a tope para explorar esta pedazo de isla.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies