Bosque de Oma

En los años 80 el artista Agustín Ibarrola llevó a cabo una obra pictórica en el bosque de Oma, el cual está dentro de la reserva de la biosfera de Urdaibai. Esta consistía en pintar de colores la corteza de una serie de árboles que vistos desde una perspectiva concreta forman composiciones geométricas y figurativas.

En el suelo hay unas marcas triangulares amarillas donde te indica cómo tienes que mirar cada composición.

Nosotros lo visitamos con Max (justo cumplía 3 meses) y os voy a contar cual es la mejor opción para hacerlo con bebés.

Este enclave es ideal para pasar la mañana en familia o con amigos ya que para llegar a el hay que hacer una pequeña ruta que sale del parking de Lezika, que es un restaurante que tiene un parking donde poder dejar el coche y empezar la ruta andando.

Nosotros fuimos en familia y con Max, y aquí es donde está el mayor apunte para visitar este lugar con niños y es que no es apto para carritos de bebé.

Cualquier lugar es bueno para dar el bibe a Max

La mayor parte del camino podrías hacerlo en carro pero llega un momento de la ruta, donde te vas acercando ya al lugar de las pinturas que es una cuesta abajo bastante empinada de escalones de tierra muy irregulares, imposible para sillas de ruedas o carros de coche, además una vez llegas al enclave de las pinturas hay que añadir al terreno las raíces de los árboles que hacen que haya que andar con cuidado así que la mejor opción para visitarlo con bebés es hacer porteo. Nosotros no eramos los únicos ya que vimos un montón de familias haciendo porteo.

La ruta es circular y tarda en hacerse unas dos horas, todo depende lo que te entretengas en hacer luego fotos. Puede hacerlo cualquier persona, eso sí, al día siguiente si no estás en forma (como yo) te salen unas agujetas horribles en las piernas (nota mental: apuntarme ya al gimnasio).

Zona punteada de rojo: camino de ida, mayoritariamente cuesta arriba
Zona redondeada naranja: Área del bosque de Oma. Se accede por un camino muy malo que es cuesta abajo y empinado (no apto para carritos).No viene señalizado en google maps.
Zona punteada de azul: camino de vuelta, asfaltado, pueden ir coches y es en su mayoría cuesta arriba.

Cuando llegas al bosque pintado lo primero que ves son dos árboles con una pintura rosa que si lo miras desde la perspectiva adecuada son unos labios de mujer. Estas zonas están marcadas con un triángulo amarillo en el suelo.

Labios alineados y escaleras que acceden al enclave.
Plano que encuentras al principio donde se ven en azul las zonas pintadas y en rojo el punto desde donde hay que verlo.

Lo siguiente ya es árboles y árboles pintados que aunque no entiendas la intención del artista ( relación entre la naturaleza y el hombre) te va a cautivar por lo original y divertido que es.

Aquí se ve bien como es la zona del bosque pintado, suelo y árboles en pendiente.
Detalle de la pintura sobre la corteza de los árboles.

La zona del bosque pintado no tiene área de mesas para sentarte y merendar con lo cual lo mejor es que después de visitarlo vuelvas a tu punto de partida, en esa zona hay un montón de lugares tanto para hacer picnic como restaurantes. Nosotros fuimos a comer al Marko Pollo, un asador de pollos gigante, una opción rica y barata. Justo fuera hay un parque con columpios ideal para los niños.

Conclusión, si no lo conoces, ya estás organizando un fin de semana en Bilbao o una excursión de un día para ver este lugar tan bonito y divertido.

El porteo la mejor opción para venir con un bebé.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies