RUTA POR EL NORTE DE MARRUECOS

Ruta por el norte de Marruecos

29 septiembre – 02 de octubre 2017

Cinco amigas nos vamos de ruta 4 días saliendo de Tánger, pasando por Tetuán, Chefchauen y Assilah. Una ruta muy divertida y bonita que difícilmente vamos a olvidar.

Viajar es sentir y en Marruecos los sentidos cobran una dimensión especial. Os propongo un plan inolvidable para 4 días super barato y asequible.

 

PREPARATIVOS

  1. Vuelos

Con una antelación de 2 meses Almudena, Moli y yo compramos los vuelos que nos cuestan 60€ con ryanair saliendo de Madrid. Leila se une al viaje y con una antelación de 1 mes compra los vuelos desde Barcelona con Air Arabia por 90€. Sandra se apunta justo 15 días antes y saliendo con ryanair desde Madrid la cuestan 67€.

Cinco amigas volando al norte de Marruecos ¡que ganas!

2. Ruta

El motivo principal del viaje era ver Chefchaouen (llamado también Chaouen o Xauen) con lo que el aeropuerto de Tánger estaba mas o menos cerca. Eran pocos días con lo que en cuanto a ruta no había mucho que pensar porque quería ver Tetuán, Chaouen y Assilah así que la ruta seguiría ese orden.

3. Alojamientos

Riad Dari , Tetuán

Riad ubicado en la medina decorado con muy buen gusto. Habitaciones muy muy bonitas y confortables. La dueña Sanaa encantadora al igual que su personal. El desayuno te lo sirven en la terraza y está muy rico. Volvería sin dudarlo. Reservamos una habitación triple y una doble con baño en la habitación por 100 euros en total (20€ cada una).

Las vistas desde la terraza eran una pasada.

Hostel Mauritania, Chaouen.

Sencillo y básico con baños compartidos. Una de las habitaciones no tenía ventanas y era un poco zulo. El hostel tenía un patio muy bonito y dispone de terraza. El desayuno no está incluido pero vale 20 MAD. Nos salió por 40€ las 5 así que por precio estupendo aunque las almohadas ya las podían cambiar porque son anti ergonómicas.

No repetiría aunque el personal era súper simpático, está muy bien situado y el precio es muy bajo. Creo que hay opción de dormir en la terraza.

Riad Aicha, Assilah.

Bonito riad bien situado. Muy tranquilo con unas habitaciones preciosas y muy limpias. No te incluye el desayuno pero el chico que trabaja allí te ofrece uno por 1€ por persona. Se que no se puede pedir mucho pero… dejaba muchísimo que desear. Recomiendo desayunar por ahí. El chico no era todo lo encantador que nos hubiera gustado, era un poco prisas para todo aunque le pedimos cambiarnos a una habitación mas grande y accedió. Tiene una terraza estupenda pero poco aprovechada.

Todos los alojamientos los reservé a través de booking con cancelación gratuita.

            4. Documentación.

Para visitar Marruecos lo único que necesitas es tener tu pasaporte en regla y  que no te vaya a caducar en los próximos 6 meses. No se necesita visado para entrar al país siendo español.

 

             5. Salud.

Contratar un buen seguro de viajes es fundamental. Yo como siempre contraté mi seguro con Iati. Para los 4 días el Seguro básico nos costó  8,67€ y 15.62€ el estándar.

 

Ninguna vacuna es necesaria para visitar el país, sólo las típicas precauciones como beber agua embotellada, repelente de insectos si vas en épocas de calor o tener cuidado con los animales para evitar mordeduras.

Aun así en nuestro post del botiquín del viajero te enseñamos que cosas solemos meter en nuestro neceser de medicinas:

           6. Consejos para viajar a Marruecos.

  • He visitado el país en tres ocasiones, febrero y abril, con clima muy agradable y esta última en septiembre calorcito muy rico (norte). Lo mejor es hacerlo en primavera u otoño ya que en verano las temperaturas pueden ser muy elevadas y lo mejor es intentar evitar el ramadán ya que habrá muchos comercios cerrados a determinadas horas del día y el carácter de la gente al no poder comer nada durante las horas de luz puede ser más apagado o incluso borde. También es conveniente que si visitas el país en Ramadán comas y bebas en lugares privados, fuera de las miradas de la gente, por educación.
  • Vestir con ropa recatada, evitar minifaldas, tops, o prendas que sean demasiado sugerentes, principalmente por respeto aunque nadie te dirá nada pero si podrás evitar más de una mirada un tanto morbosilla, pero es normal, allí las mujeres visten con más decoro. En las mezquitas o lugares religiosos tápate la cabeza y los hombros con un pañuelo, por respeto.
  • En Marruecos por ley, los no musulmanes no pueden entrar a la mayoría de las mezquitas así que ni lo intentes.
  • Come con la mano derecha, ya que la izquierda se considera impura ya que antiguamente era la usada para “limpiarte” cuando ibas al baño y no había papel.
  • Nada de hacer fotos a lugares públicos como comisarías, aeropuertos, zonas militares…
  • Llévate tapones para los oídos, en muchos lugares la llamada a la oración te puede despertar de sopetón al amanecer.
  • Te van a invitar a té muchísimas veces, tanto en las visitas que hagas como en casas particulares, no lo rechaces, es de mala educación, y si no te gusta seguro que a tus acompañantes si y se lo beben por ti.
  • Si entras en alguna casa te tienes que descalzar, es una costumbre local, como pasa en muchos lugares del norte de Europa.
  • No deis dinero ni compréis nada a los niños. Los niños dejan de ir a la escuela si sus padres ven en ellos una fuente de ingresos así que si queréis ser responsables y no perjudicarlos es mejor que aunque os den penita no lo hagáis.

Al final de la ruta os doy unos consejillos sobre este viaje y una guía de precios.

 

Día 1: Madrid-Tanger-Tetuán

Este primer día era un poco caótico (si es que ya de por sí Marruecos no lo es…) así que a través de mi amigo Hassan con el que hace unos años hice un tour por el desierto (www.viajes-marruecos4x4.com) conocí a Fathiya, una amiga suya que tiene un riad en Chaouen (riad Assilah) y la cual suele trabajar con un taxista de la zona. Necesitábamos que nos fueran a recoger al aeropuerto a Moli, Almu, Sandra y yo (otra Almudena) para que nos bajaran a Tánger a comer ya que llegábamos a las 13:30 y nuestra amiga Leila no llegaba hasta las 16:30 de Barcelona con lo que a esa hora teníamos que volver al aeropuerto y ya ir hacia Tetuán. Como el precio que me dieron era mas o menos lo que yo había calculado si lo hubiésemos cogido en trayectos sueltos no lo dudé, así ganábamos tiempo y podríamos pasear por Tánger sin el peso del equipaje.

Así fue, tras llegar al aeropuerto y pasar inmigración nos estaba esperando Fathiya en la salida del aeropuerto (no dejan acceder a el si no llevas tu tarjeta de embarque, supongo que sean medidas de seguridad).

Montamos en el taxi y tras media hora aproximadamente llegamos a Tánger. Quedamos con Fathiya y el taxista a las 16:30 para llegar a las 17:00h a por nuestra amiga.

Tánger me pareció un poco lo que me esperaba, una ciudad un tanto decadente. No dudo de su pasado glamuroso pero yo no pude percibir esa esencia y es que Marruecos tiene tantas ciudades bonitas que la competencia está difícil. Aún así disfrutamos mucho con el paseo. Aprovechamos a cambiar unos cuantos dirham (1€ por 10,84 MAD).

En Tánger nos dedicamos a pasear por los zocos, el mercado, subimos a la kasbah, vimos España a lo lejos (hay que ver que cerca estamos y cuan diferentes somos) y poco mas. Dos horas no daban para mucho pero las aprovechamos muy bien.

 

Un dato importante, en Tánger hace bastante viento, tipo Tarifa, lo digo para que lo tengáis en cuenta a la hora de la ropa ya que nosotras tuvimos algún problemilla con los aires…

A la hora acordada volvimos al taxi y fuimos a buscar a Leila, ahora si que sí estábamos las 5 para comenzar esta mini aventura!!!!

Tardamos aproximadamente en llegar a Tetuán casi 1h y media así que como a finales de septiembre anochece a las 19:30 ya llegamos de noche.

Nos dejaron a la entrada de la puerta de la reina (Bab Saida), le pagamos los 800 MAD acordados y nos metimos de lleno en el mogollón en busca de nuestro riad. Eso si era una medina con sus puestos, su bullicio y su caos tan encantador y que tanto me gusta. Nos íbamos orientando gracias a google maps pero al poco un señor me preguntó si íbamos al riad Dari y le dije que si pensando que le había mandado el riad a buscarnos (ellos sabían que llegábamos porque Fathiya les había llamado para preguntar la dirección). Me pareció todo muy raro pero decidí seguirlo aunque tenía bastante pinta de guía pero bueno, era imposible que supiera dónde íbamos así que con el que nos fuimos. Al llegar al riad nos dio su tarjeta y si, efectivamente, era un guía y a día de hoy no se como consiguió saber que ese era nuestro riad. Por supuesto no le dí nada, le dimos las gracias y entramos ya que estaba Sanaa esperándonos.

Hicimos el check in, tomamos un te y vimos las habitaciones que nos enamoraron al instante, qué bonito era todo. Este riad lo conocí gracias a una amiga marroquí y me lo recomendó ya que eran amigos suyos. Qué buena recomendación, muchísimas gracias Fátima (queda pendiente esa visita a las ciudades imperiales).

Dejamos las cosas y nos fuimos a dar un paseo y a cenar. Había leído que el riad el Reducto era un lugar muy mítico en Tetuan, de echo sale como número 2 como restaurante en tripadvisor (el primero es el riad Blanco que nos lo recomendó Sanaa pero como tenía antojo del reducto nos dirijimos allí). Sanaa nos acompañó un poco para poder orientarnos ya que si habéis estado alguna vez en Marruecos las medinas son laberínticas. Había mucho ambiente y es que por las tardes está todo el mundo en la calle.

Para llegar al Reducto tienes que pasar al lado del Palacio Real que nos pareció muy bonito.

El Reducto era un antiguo palacio árabe que fue reformado en 1948 para convertirlo en residencia del Gran Visir de Tetuán Sidi Ahmed Abdelkrim Haddad y es famoso también porque fue el lugar de encuentro del equipo de rodaje de el Tiempo entre costuras. Quizá por eso me empeñé en ir allí y quizá por eso también quería conocer Tetuán.

El restaurante es precioso, muy bonito, con el encanto de lo que fue, un palacio aunque quizá la comida no estuvo a la altura de lo que yo me esperaba. Estaba todo rico pero quizá pensaba que sería algo excepcional.

Comimos un couscous de cordero, unos pinchos de kefta y pollo, hummus, pastelitos árabes, 4 cervezas y un agua por 533 MAD.

Volvimos al riad a dormir, había sido un día muy duro.

 

Día 2: Tetuán-Chaouen

Habíamos quedado a las 9:00 para desayunar en la terraza (espectacular todo) y sobre las 10:00 comenzamos a andar por la ciudad. Lo primero que hicimos ya que los zocos abren sobre las 11:00h fue ir a conocer la zona del ensanche con lo que llegamos a la plaza Moulay el Mehdi donde está la famosa iglesia española de Nuestra Señora de la Victoria.

Aquí aprovechamos a cambiar mas dinerito (1€ por 10,90 MAD) y casualidades de la vida… ahí estaba el guía de ayer y como no, nos vio (no había mas turistas en Tetuán, era fácil encontrar a 5 días españolas gritando jajaja). Le volvimos a rechazar de nuevo y subimos hacia la kasbah.

Costar, cuesta un poco llegar, mas que nada porque es todo subida pero eso sí el camino no puede ser mas divertido… y largo ya que nos paramos en todos los puestos que vemos. Esta zona es sobre todo de artilugios de segunda mano como televisiones del año 1000, zapatillas, cosas… y digo cosas porque ahí había de todo, de hecho un señor se empeñó en vendernos un reproductor de cassette (ya se me había olvidado que eso existió y que yo tuve varios, incluido una grabadora… como se nos olvidan las cosas).

Nos separamos de esta zona y empezamos a ascender por calles solitarias que aunque hechas polvo nos encandilan y cada rincón es algo nuevo y emocionante, es lo que tiene Marruecos…

Aquí viene muy a cuento un consejo que os puedo dar y que nos vino muy bien. Para orientarte en la medina de Tetuán, a parte de tu instinto y google maps tienes unas marcas en la calzada que te indican si es una calle que no tiene salida (1 fila de adoquines o una línea marcada en el medio) , una calle que dará a una principal en algún momento (2 filas de adoquines) o una calle principal que te llevará o bien a una plaza o a una entrada de la ciudad (3 filas de adoquines).

 

Decidir subir a la kasbah desde la plaza de Moulay el Mehdi nos regaló el poder conocer una zona que igual de otro modo no hubiéramos conocido.

Merece subir a la kasbah no por verla porque está hecha polvo sino por las vistas que te ofrece de Tetuán.

De ahí fuimos hacia la medina histórica para conocer sus encantos y ver porqué está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Nuestro objetivo era callejear y encontrar alguno de los zocos mas importantes pero la tarea no sería fácil ya que eramos 5 chicas sedientas de mochilas de cuero… y de lo que surja!!!

No tardarían en llegar las primeras mochilas y regalos varios lo cual hizo que desde ese momento la expresión “huele a chivo” alcanzara un gran protagonismo para todo nuestro viaje, es más, la palabra mochila acabó evolucionando en “mochiva”

La medina de Tetuán es una maravilla, comparada con la de Marrakech es como un reducto de paz donde puedes acercarte a ver cosas sin que te agobien demasiado los vendedores. El tema de que no sea un lugar turístico ayuda mucho y es que el precio que te dan de salida suele ser ya bastante razonable.

Sin quererlo llegamos al zoco del cuero y ahí estaban las curtidurías (o tenerías) que pudimos ver gracias a un hombre que me lo dijo.

En este caso a diferencia de Marrakech nadie te pide dinero por entrar (eso si, tampoco hay nadie que te deje unas hojitas de hierbabuena para pasar el trago). Son unas curtidurías pequeñas pero suficiente para hacerte una idea de lo que es. Qué placer el estar solas y tranquilas viéndolo, me gustó mucho.

Prácticamente al lado está el zoco de la madera y ahí están a todo gas haciendo puertas, ventanas etc.

Llegamos a la gran mezquita pero como la entrada está prohibida a los no musulmanes poco pudimos ver y al estar metida entre los edificios tampoco pudimos ver su arquitectura.

Compramos especias, aceitunas, frutos secos y rumbo al riad ya que teníamos que recoger el equipaje e irnos a Chaouen.

En Tetuan nos hubiéramos quedado un par de días seguro pero queríamos ver las otras ciudades y nos tuvimos que ir con ganas de volver.

Aunque el lugar oficial de donde salen los grand taxis es la estación de autobús nosotras decidimos ir hacia la puerta de la reina y ver si allí podíamos montar en uno.

Compramos avituallamiento para el camino (unos kebab de pollo, patatas y bebidas por 73 MAD) y paramos en la calle a un grand taxi el cual nos llevaba a Chaouen por 350 MAD. No había dudas, era grande y cómodo así que adjudicado. El conductor era un chico joven majísimo que se llamaba Bilal y que se reía de todas nuestras chorradas y canciones.

Cada vez que acababa un adelantamiento suicida le cantábamos “viva nuestro conductor” así que el encantado de que 5 chicas le aplaudieran y vitoreasen. El como respuesta nos paró en un mirador para que pudiéramos hacernos unas fotos con un lago muy chuli y volvió a parar para comprar unas frutillas rojas (nishu??) por las que pagamos 10 MAD por medio cubo y que creemos que tienen propiedades licuadoras del tracto intestinal así que después de oir los primeros ruiditos decidimos no arriesgar más y eso que el nos las lavó con una garrafa de agua que tenía en el coche… (agua de una garrafa…).

Bien, seguimos el camino a Chaouen y en cosa de 1h casi y media habíamos llegado al famoso pueblo azul.

Llegar al riad era fácil así que tardamos poco, dejamos el equipaje en el zulo y fuimos a retomar fuerzas a una pizzería-snack que estaba al lado de la plaza y que era bastante barata. Gastamos 125 MAD por unos panninis, una pizza y varias bebidas.

De eso que estaban por ahí unas tatuadoras de henna y claro, no podíamos decir que no (lo estábamos deseando) y accedimos a hacernos unos tatuajes por 40 y 20 MAD (grande y pequeño respectivamente).

¡Me encanta mi tatoo!

Como queríamos comprar aceite de argán y Fathiya nos había recomendado una tienda fuimos allí (la Casa de la Abuela) y nos volvimos locas con las esencias, aceites y especias que había. Un lugar bueno y a buen precio.

El encanto de Chaouen es callejear y callejear pero tiene algo muy muy malo y es que cada rincón es mágico y recorrer 100 m se convierte en una odisea porque es imposible no pararte para contemplarlo y hacer fotos (y parar en cada puesto a mirar y comprar cosas).

 

Ese color azul de las calles de Chaouen es una mezcla de surrealismo, magia, exotismo y belleza que hace que te sientas como en un sueño.

Soy de artes, eso cuenta, pero es cierto que los colores provocan sensaciones y Chaouen es la madre de las fábricas de sensaciones.

Se hace de noche y Chaouen se va vaciando de turistas, es el precio que hay que pagar por estar aquí, nadie quiere perdérselo pero ahora se siente otra ciudad, mas tranquila y sosegada donde es mas fácil pasear, da una cierta paz.

Nos paramos a tomar unos zumos en una terraza y coincide con la llamada a la oración (qué momentazo). Los zumos recién exprimidos y bien grandotes nos cuestan 12 MAD cada uno.

Vamos al hostal a descansar un rato, cambiarnos de ropa ya que en Chaouen refresca un poco (tened en cuenta que está en la montaña) y vamos a cenar al restaurante Bab Ssour que ya tenía yo fichado.

De camino paramos en la Casa de la Abuela (no habíamos comprado suficientes esencias jaja).

El restaurante tenía bastante guiri pero es lo que tiene que te anuncie lonely planet, que vas sobre seguro.

Cenamos bastante bien por 204 MAD aunque se les habían acabado varias cosas de la carta. Allí descubrimos que llevábamos llamando borrachos a medio marruecos y es que nosotras decíamos gracias pronunciando sukram y en realidad es mas bien sokran (como una u-o y acabado en n). No veas las risas que nos echamos. Los chicos del restaurante súper pendientes y simpáticos, nos sentimos muy muy a gusto.

Volvimos al hostal dando un paseíto a solas con la ciudad.

 

Día 3: Chaouen-Assilah

Habíamos quedado con Fathiya que nos invitaba a desayunar en su riad a las 10:00h de la mañana, cuando los clientes del riad hubieran acabado.

El riad Assilah es precioso, un auténtico lujo así que para nosotras fue un verdadero placer aceptar la invitación de Fathiya que además de ayudarnos un montón resultó una excelente anfitriona y nos preparó un desayuno riquísimo.

Nos propusimos salir hacia Assilah sobre las 12:00h con lo que aprovechamos para dar otro paseito por Chaouen. Entramos a visitar la kasbah (alcazaba) la cual cuesta 10 MAD por persona. Es como la alcazaba de Sevilla pero en pequeña y sin cuidar. Que pena que tengan las cosas tan descuidadas porque ese lugar tiene mucho potencial, los jardines sobretodo. Desde la torre tienes unas vistas de Chaouen estupendas.

Otra de las cosas que queríamos ver en Chaouen son las lavanderías y como había una fiesta local estaba lleno de gente vestida de modo tradicional haciéndose fotos. Un lugar muy chulo porque por aquí no había casi turista.

Volvemos descubriendo nuevos rincones de los que no nos cansamos de fotografiar pero que nunca salen tan bonitos como son en realidad.

A las 12:00 con mucha pena (otra vez) recogimos el equipaje y negociamos un taxi colectivo para las 5 por 700 MAD hasta Assilah. 

A medio camino el conductor se bajó a tomar un café y coincidió que había un puesto de carne a la brasa así que sin dudarlo compré medio kilo de kefta (carne picada de cordero especiada) y nos lo hizo a la brasa. Al pedido añadí una pieza de pan y me costó todo 55 MAD y la verdad es que fue lo mas rico que comimos en todo el viaje y eso que si veis el puesto daba un poco de asquete de la mierda que había ahí pero oye, el fuego lo mata todo… no?.

Tardamos poco mas de 2 horas en llegar a Assilah, teníamos hambre así que dejamos las cosas en el riad Aicha y nos fuimos a comer algo al restaurante la Place, justo fuera de la muralla y al lado del puerto. Pedimos una ración de calamares, un tajín de pescado y una ensalada de calamar y gambas. Pagamos 375 MAD cervezas incluidas.

Ahora tocaba paseito por la medina la cual se dice que junto con Larache (mas al sur) y Chefchaouen es una de las ciudades azules y famosa por los grafittis que hay en sus calles.

Assilah me parece un pueblo encantador pero quizás esperaba algo mas. Es un pueblo muy tranquilito, con mucho turismo local y muy pequeñito. La medina te la recorres en una hora (sin parar a entrar en las tiendecitas claro).

La verdad es que comparado con Chaouen pasear es mucho mas relajante ya que había poca gente y casi ningún turista. Lo mejor es perderse y callejear, muchas veces te llevarás agradables sorpresas de paredes pintadas ofreciendo una estampa poco común para el país donde estamos.

Si sales de la muralla y te diriges en dirección contraria al puerto rodeándola llegarás a una playita con un chiringuito. Desde esa playa tienes una estampa preciosa de la muralla (aunque no pudimos encontrar desde donde se veía la famosa imagen de Assilah).

Ver la puesta de sol desde la playa fue lo mejor, es mas, me atrevo a decir que quizás sea la puesta de sol mas bonita que he visto. Las imágenes hablan por si mismas.

Después de disfrutar como enanas del atardecer fuimos a cambiarnos de ropa al riad y salimos de la muralla para ver la vida del pueblo extramuros. Al salir por Bab Homar te encuentras una calle llena de puestos de comida, restaurantes, tiendas y gente haciendo vida.

Como no el típico puesto de caracoles que mis amigas no dudaron en probar (yo lo siento mucho pero los caracoles me dan un poco de asquete). Les gustó tanto que parecía que estaban comiendo pipas jaja. El cuenco vale 5 MAD.

Tenía apuntado otro restaurante de la Lonely Planet, el Restaurant dar al Magheribia así que fuimos allí lo cual fue un gran acierto porque resultó ser el mejor de todos. El restaurante muy bonito y el servicio muy atento. La comida espectacular. Pedimos un Tajín de carne, unas brochetas de kefta y pollo, una ensalada de couscous, una ensalada mosaico, una harira (sopa de tomate), 4 cervezas y un agua. El te y las pastas fueron cortesía de la casa. Nos costó todo 445 MAD y salimos super satisfechos (aquí nació el término mochiva que antes os he contado jajaja… aaay que momentazo).

 

Día 4: Assilah- Madrid

Moli y yo nos levantamos a las 8:00 de la mañana para ir a un hamman tradicional. No queríamos irnos sin probarlo y fue una de las grandes experiencias del viaje.

Como no se puede llevar cámaras ni nada no tengo fotos así que espero relatarlo lo mejor posible para que os lo podáis imaginar.

Llegas allí y como es un hamman para ellos pues todo está en árabe así que si el tío de la taquilla te dice que son 11 MAD pues te fías.

Entramos a la sección de mujeres, le damos el ticket a las señoras que están allí y nos preguntan que si queremos un massage, decimos que si y pagamos 50 MAD mas cada una. No llevábamos ni guante ni jabón ni champú así que usamos el de ellas.

Nos quedamos en bolas (solo con la braga del bikini) y con la toalla, las chanchas y un cubo de plástico como el que mi padre usa para la huerta.  Nos llevan a una sala abovedada de vapor que está rodeada por grifos de agua. Ahí vemos a una señora que está ya refrotándose. Los hammam son baños tradicionales donde la gente va a asearse ya que no es común que haya duchas en las casas.

Nos quitamos la toalla y nos quedamos con las tetillas al aire. Cada señora que nos acompaña (que también está con las tetillas al aire) se pone con una de nosotras, nos tiran unos cubos de agua en la cara y el cuerpo (así sin verlo venir) y nos dicen que nos frotemos con un jabón negro que nos dan. Una vez untado por todo el cuerpo nos ponemos boca abajo y empieza el show. Nos empiezan a frotar el cuerpo con el guante de kessa donde empiezan a salir a modo de cachos de mierda todas las pieles muertas que tenemos en el cuerpo llenas de suciedad y es que claro, yo cuando me ducho no me arranco la piel y no suelo exfoliarme muy a menudo así que ahí nos salía de todo jajaja.

La sensación que te produce ese froti froti no sabes muy bien si definirlo como placer o dolor, es una mezcla extraña porque sientes que te arrancan la piel pero también te da un cierto gusto… imagino que el sado masoquismo es lo mas parecido a esto.

Te va a frotar todo menos la entrepierna, te vas a poner de mil posturas para que lleguen a todo mejor, así que si tienes una piel muy delicada o eres un poco pudorosa lo mejor es que no vayas a un hammam tradicional.

Como has pagado 50 MAD por el “masaje” al final te lavan el pelo, te tiran unos cuantos cubos de agua encima y ya estás lista para salir a la calle sabiendo que eres la persona con la piel mas suave y limpia del mundo, al menos por unos minutos ya que imagino que al volver a pisar las calles de la ciudad esos poros libres de suciedad tardaron poco en taparse.

Moli y yo salimos satisfechas, es mas, comentamos que si viviéramos en Marruecos iríamos al menos una vez al mes… nos mola el sado hammamismo.

Volvimos al riad, desayunamos lo que el chico nos preparó (un tanto malo) y nos fuimos en taxi colectivo al aeropuerto de Tanger. Pagamos 250 MAD.

Que pena, se acababa nuestro Marruecos Express en el cual nos reímos a carcajadas, disfrutamos como enanas y volvimos encantadas y con muchas ganas de volver.

Marruecos es un país mágico.

Precios de las cosas:

  • Botellín de agua                             2 MAD
  • Mochila de cuero grande         160 MAD
  • Pulseritas de cuero                      10 MAD
  • Especias                                            1 MAD el gramo
  • 55 ml de aceite de Argán    70-80 MAD
  • Taxi colectivo (entero)      250-350 MAD la hora (un modo de calcular)
  • Riad con baño privado      300-400 MAD la habitación doble
  • Plato principal                          30-50 MAD
  • En los 4 días pusimos de bote 130€ que sirvieron para pagar alojamientos, transportes, comidas y bebidas. Gastos personales a parte. Barato, barato.

Consejos:

  • A no ser que os pasara como a nosotras el primer día lo mejor es ir cogiendo los grand taxis sobre la marcha porque lo mas probable es que te líes y salgas mas tarde de lo que crees.
  • Si solo tienes 3 días viables como nosotras yo quitaría Assilah, es chulo pero hubiera preferido darle mas tiempo a Tetuan y a Chaouen. Lo ideal para esto e ir muy tranquilas serían 5 días.
  • Cambia dinero en bancos o casas de cambio, no lo hagas en España ya que el cambio será peor. También puedes sacar dirham con la tarjeta de crédito pero siempre lleva efectivo por si acaso.
  • Reserva un día para ir a un hamman tradicional, no te arrepentirás.
  • El regateo en esta zona es mas relajado que en ciudades como Marrakech ya que casi no hay turismo, aún así regatea lo que puedas. Las primeras tiendas te pueden servir para tantear precios así que espera a comprar, esa mochila que te gusta estará ahí y en cientos de puestos mas.
  • Si quieres ir con tus amigas no tengas miedo, nosotras no tuvimos ninguna sensación rara en ningún momento.
  • No se te olvide meter en la mochila tu Lonely Planet, yo siempre la llevo y además de darte buena información para mi su punto fuerte son los restaurantes.

Marruecos, volveré….

 

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply
    Pedro
    16 octubre, 2017 at 9:19 pm

    Simpático post, muy bien documentado y muy buenas fotografías ¿Que habéis hecho con la gente? Si yo llevo años visitando Marruecos y siempre me sale alguien que no quiero. Sobre todo me ha gustado que comentéis lo segura que os habéis sentido, particularmente me da “coraje” cuando escucho a amigos y conocidos decir que no van porque les da miedo. De nuevo Felicidades y os voy a cotillear otras entradas a ver que otras ruta han hecho estas tres mujeres.

    • Reply
      Almudena
      17 octubre, 2017 at 6:13 pm

      Muchísimas gracias por tus palabras Pedro, se agradece mucho.
      Con la gente? yo creo que el ir 5 chicas ayuda mucho en el sentido que cuando se acercan a ti (hombres) siempre lo hacen con mucha mas gracia que si fueras acompañada y además en el norte hemos disfrutado mucho al no haber casi turismo (excepto en Chaouen que si hay bastante). En el caso de las mujeres nos hemos encontrado una amabilidad tremenda, sobre todo con las chicas jóvenes. Creo que quizás el hecho de ver como 5 mujeres viajan solas sin sus maridos les hace anhelar esa libertad que muchas no tienen y nos veían un poco como unas “heroínas”. A parte de todo esto el pueblo marroquí es tan hospitalario que sobran las palabras…
      Espero que te gusten nuestros post y te leamos por aquí de vez en cuando.
      Un saludo y de nuevo, muchas gracias 🙂

    Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies